Ayuntamiento de Molina de Segura





El Ayuntamiento de Molina de Segura y la Universidad de Málaga llevan a cabo un trabajo de investigación para mejorar la comunicación a la ciudadanía sobre el COVID-19 que permita que la lucha contra la epidemia sea mucho más eficaz

AddThis Social Bookmark Button

La Alcaldesa de Molina de Segura, Esther Clavero Mira, ha presentado en rueda de prensa, el jueves 19 de noviembre, en el Salón de Plenos municipal, los datos actualizados de la incidencia de la pandemia del COVID-19 en el municipio, así como los detalles sobre el proyecto de investigación para la mejora de la comunicación a la ciudadanía sobre el COVID-19 y las medidas de mitigación asociadas, un estudio que se va a realizar en colaboración con la Cátedra de Seguridad, Emergencia y Catástrofes de la Universidad de Málaga.

 

Le ha acompañado en la presentación, desde Málaga, por vídeo, el Director de la Cátedra, Jesús Miranda Páez, y, en este Salón de Plenos, Juan Francisco Zapata, de la Federación de Asociaciones Vecinales Interbarrios, que será la organización encargada de llevar a cabo el trabajo de campo. También ha asistido el Concejal de Deporte y Salud, Miguel Ángel Cantero García.

 

“La evolución de la pandemia en Molina de Segura durante la última semana -ha señalado la Alcaldesa- nos lleva a pensar que se ha conseguido estabilizar la curva de contactos e incluso que se encuentra en claro descenso”.

 

A fecha del miércoles 18 de noviembre, Molina de Segura tiene un total de 136 casos activos, 113 menos que el pasado jueves 12 de noviembre, con una incidencia acumulada en los últimos 7 días de 126,6 casos por 100.000 habitantes. En una semana en Molina de Segura la Incidencia Acumulada por 100.000 habitantes ha pasado de 261,5 a 126,6, un recorte de casi 135 casos.

 

En lo que llevamos de esta segunda ola el acumulado de casos es de 2.362. El incremento, desde el jueves pasado hasta el miércoles 18 de noviembre, ha sido de 92 PCR positivas, lo que supone una media de 13 casos diarios. La semana anterior esa media diaria era de 23 casos y hace dos semanas de 41.

 

La bajada también ha sido bastante significativa en la Incidencia Acumulada en catorce días. El miércoles pasado el municipio estaba en 662,1 por 100.000 habitantes;ayer ese dato era de 390,9, es decir 271,2 menos, bastante por debajo de la barrera de los 500 casos.

 

Desde el pasado 10 de noviembre comenzaron a realizarse test rápidos de antígenos en los centros de salud de Molina de Segura como prueba diagnóstica rápida junto a las PCR, con resultados en el mismo día. En una semana, hasta el pasado martes 17 de noviembre, se llevaron a cabo un total de 302 test con resultado positivo en 24 pacientes, lo que supone un 7,9 %.

 

Según indica Esther Clavero, “el esfuerzo colectivo de la inmensa mayoría de la sociedad molinense está dando sus frutos. Por ello deseo reconocer públicamente el civismo y sacrificio de nuestros vecinos y vecinas, que están renunciando a mantener el contacto personal entre familiares, amistades y compañeros de trabajo. Civismo y sacrificio que se traduce en menor número de reuniones, en procurar guardar la distancia de seguridad y en quitarse la mascarilla solo y exclusivamente cuando es necesario. Gracias por haber entendido que solo así podremos parar la expansión del virus, y gracias también por comprender que no debemos relajarnos por positivos que empiecen a ser los indicadores, porque al mínimo descuido la curva puede volver a subir. Todos sumamos, por eso el compromiso debe ser conjunto para conseguir recuperar la normalidad en nuestras vidas”.

 

“Debemos estar vigilantes –continúa la Alcaldesa- ante la saturación que se mantiene aún en nuestros centros de atención primaria y en las unidades de cuidados intensivos cuyos profesionales nos demuestran día a día su capacidad de trabajo y espíritu de entrega. El personal sanitario necesita, no solo de nuestra comprensión, sino también del correspondiente respaldo de los poderes públicos. La Atención Primaria está sufriendo, porque en esta segunda oleada de la pandemia se le ha sobrecargado de tareas que no son propiamente suyas y que hacen que la ciudadanía esté padeciendo retrasos en las citas médicas y dificultades de acceso a los centros de salud”.

 

“Estamos es un momento propicio para la creación urgente de las plazas estructurales que consoliden la atención primaria al poder contar con fondos del Gobierno de España y de la Unión Europea en cantidades sin precedentes, financiación que debe hacer posible el reforzamiento del sistema sanitario público”.

 

La parte negativa de este balance sigue estando una semana más en el número de fallecidos. Durante esta segunda ola en Molina de Segura han perdido la vida, como consecuencia del coronavirus, 39 personas. “En esta última semana han sido 10 los vecinos y vecinas de nuestra localidad que nos han dejado. El dolor que provoca su marcha sigue siendo inasumible para nuestra sociedad”, se lamenta Clavero. “No podemos ni debemos dar carta de naturalidad a algo tan desgarrador y traumático. Vayan aquí mis condolencias a los familiares y amigos de las personas que han fallecido como consecuencia de esta enfermedad”.

 

Mañana viernes expira la orden regional que obligaba a bares y restaurantes a bajar la persiana por un periodo de 14 días. “La positiva evolución de la pandemia nos hace ver con buenos ojos la reapertura de estos establecimientos en Molina de Segura, aunque sea manteniendo ciertas restricciones. Confió que el Comité de Seguimiento COVID de la Región de Murcia, teniendo siempre presentes criterios epidemiológicos, pueda verlo así en su reunión de mañana y dar de esta forma un respiro a los profesionales del sector con los que he mantenido en los últimos días varias reuniones para manifestarles el apoyo institucional y económico del Ayuntamiento”.

 

En este sentido, la Oficina Municipal de Empresas lleva registradas más de doscientas solicitudes de comerciantes y hosteleros para acogerse al Plan de Dinamización del Ayuntamiento molinense, una actuación municipal, que está dotada con 200.000 euros, destinados a compensar a los pequeños empresarios por los gastos derivados de la pandemia, ayudas al alquiler y creación de nuevas empresas, entre otros criterios.

 

Además, Esther Clavero ha avanzado que “estamos trabajando ya en un segundo Plan de Contingencia para el próximo año, en el que se prestará una especial atención a nuestra hostelería, sector al que esta pandemia castiga especialmente, a pesar de que sus profesionales han seguido desde el principio todas las normas y medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias. El cierre de bares y restaurantes ha sido una medida dura que exige una contraprestación en forma de ayudas; en su lugar, desde la administración regional, nos hemos encontrado con más improvisación y políticas insuficientes”.

 

“Desde el Ayuntamiento de Molina de Segura vamos a seguir trabajando y no dejaremos a nadie atrás; éste es nuestro compromiso con la ciudadanía. Juntos y con lealtad superaremos esta crisis y sus devastadores efectos”, señala la Alcaldesa.

 

En cuanto al trabajo de investigación para la mejora de la comunicación a la ciudadanía sobre el COVID-19 y las medidas de mitigación asociadas, estudio que el Ayuntamiento de Molina de Segura va a realizar en colaboración con la Cátedra de Seguridad, Emergencia y Catástrofes de la Universidad de Málaga, el profesor responsable de la Cátedra, Jesús Miranda Páez, ha explicado que “este estudio servirá para conocer la forma en que la información llega a la población, en qué se puede mejorar, cuáles son las actitudes que la ciudadanía mantiene ante las medidas que se proponen por las autoridades sanitarias y cómo hacer que esas medidas se cumplan, buscando para ello la complicidad de vecinos y vecinas”.

 

El trabajo de investigación, adjudicado hace unos días por la Junta de Gobierno Local a la Cátedra de Seguridad, Emergencias y Catástrofes de la Universidad de Málaga, por un importe de 18.150 euros, permitirá hacer una valoración de la apreciación del riesgo, la actitud ciudadana ante la información y las posibles carencias que puedan existir en la comprensión de las medidas, todo ello con el objetivo final de mejorar el proceso de comunicación de la administración con la ciudadanía y viceversa.

 

El objetivo final es contar, desde el punto de vista científico y técnico, con una herramienta que permita que la lucha contra la epidemia sea mucho más eficaz.