Ayuntamiento de Molina de Segura





El Cementerio Virgen de la Consolación vuelve abrir con un acceso máximo de visitantes de 25 personas por hora

AddThis Social Bookmark Button

El Cementerio Municipal Virgen de la Consolación de Molina de Segura, abre al público desde el martes 12 de mayo de 2020. Estarán autorizadas las visitas al mismo de acuerdo con la orden SND/399/2020, de 9 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Las visitas de lunes a viernes se pueden realizar de 8.00 a 13.00 horas y los sábados, domingos y festivos de 9.00 a 13.00 horas.

El acceso será peatonal con un máximo de 25 personas por hora en esta fase de la desescalada. Además de las medidas habituales de higiene y seguridad para evitar la propagación del COVID-19 en aplicación de la Fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad a tal efecto se establecerá un control de entrada y salida en la puerta principal (peatonal).

En asimilación a las normas dictadas en su articulo 8, en lo que afecta a velatorios y entierros, y ante las múltiples consultas y peticiones realizadas por los ciudadanos, el camposanto se abre para que los vecinos las vecinas de Molina de Segura puedan visitar a los familiares que reposan en él, pero siempre atendiendo la norma y bajo las condiciones reglamentarias.

En concreto, tal y como recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE) del domingo 3 de mayo, están permitidos velatorios y comitivas de familiares y allegados del finado para el enterramiento o la despedida por cremación con un máximo de diez personas, en el caso de espacios cerrados, o quince si es el aire libre, siempre que se guarde la distancia de seguridad.

Las personas que visiten el cementerio deberán respetar, en todo caso, las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del CIVID-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria.

Estas medidas referidas a las visitas no suponen modificación alguna en lo relacionado al acompañamiento a los entierros, manteniéndose el número de personas establecidas en el artículo 8.2. de la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo.

El objetivo es que una vez abierta dicha instalación municipal existan todas las garantías de seguridad para las personas que acudan a ella.

El Concejal de Cementerio, José de Haro González, agradece a la ciudadanía la comprensión mostrada en estas semanas en las que, debido a la situación de emergencia sanitaria, el cementerio molinense, al igual que los del resto de España, ha tenido que ser cerrado.

De Haro ha añadido que “somos conscientes de que para muchas personas es de gran importancia visitar a sus familiares y seres queridos en el Cementerio, pero la grave crisis sanitaria que atravesamos ha obligado a tomar medidas que, aunque duras, resultan necesarias para evitar el riesgo de contagios”.

Durante las semanas en las que el camposanto de Molina ha permanecido cerrado al público, se han estado desarrollando labores de limpieza, desinfección, lavado de contenedores y cuidados habituales con el fin de mantenerlo en perfectas condiciones.