Ayuntamiento de Molina de Segura





El historiador molinense Juan de Dios Hernández Miñano presenta el libro 'La Iglesia de Santa María de Molina de Segura' el miércoles 8 de mayo en la 'Primavera del Libro'

AddThis Social Bookmark Button

 

Juan de Dios Hernández Miñano, catedrático de Historia, y doctor en Historia del Arte por la Universidad de Extremadura, ha centrado gran parte de su actividad investigadora en la Literatura de Emblemas y en poner de relieve el patrimonio cultural y artístico de Molina de Segura, su lugar de nacimiento.

 

Fruto de dicha labor son sus publicaciones: Catálogo de orfebrería religiosa de Molina de Segura, siglos XVIII al XX (Molina, 1998); La Leyenda Áurea de San Vicente mártir y Molina: Origen del Patronato y Culto (Molina, 2006); Los Retablos de la Capilla Mayor de la Iglesia de la Asunción de Molina de Segura (Murcia, 2009); La Custodia Profesional de la Iglesia de la Asunción de Molina de Segura: La obra magna de Carlos Zaradatti (Murcia, 2012), Emblemas Morales de Sebastián de Covarrubias (Universidad de Murcia, 2015); La Iglesia de la Asunción de Molina de Segura (Molina, 2015); La Iglesia de Santa María de Molina de Segura (Molina, 2018). Además de numerosos artículos que, sobre la citada actividad investigadora, han aparecido en revistas especializadas, fundamentalmente universitarias.

 

La Iglesia de Santa María de Molina de Segura es fruto de un costoso trabajo de investigación en torno al desaparecido templo cristiano del Barrio del Castillo. Existió como tal desde 1266, fecha en que la pequeña mezquita original fue reconvertida en iglesia cristiana, hasta finales del siglo XVIII, cuando el edificio se hundió de manera definitiva. Con este libro se pretende dar a conocer una parte importante del patrimonio de Molina, que, en letargo desde hace mucho tiempo, suspiraba por despertar, y lograr un lugar muy especial en el corazón de todos los molinenses.

 

Juan de Dios Hernández Miñano confía en que este libro sea el primero de una larga historiografía, capaz de alentar en los jóvenes investigadores molinenses el amor por las cosas que le son propias, como la herencia cultural legada de sus mayores que, fervorosamente, deben respetar y profundizar en su conocimiento.