Ayuntamiento de Molina de Segura





El Auditorio Municipal del Parque de la Compañía de Molina de Segura pasa a denominarse 'Tomás Fernández Gil', en reconocimiento público a su trayectoria como concertista de guitarra

AddThis Social Bookmark Button

 

Tomás Fernández Gil fue nombrado Hijo Predilecto del municipio el 27 de febrero de 2017. Ahora, el pueblo de Molina de Segura ofrece un reconocimiento público a su trayectoria nacional e internacional como músico, catedrático y concertista de guitarra.

 

Tomás Fernández Gil nace el 13 de abril de 1933, en la pedanía de La Ribera de Molina, hijo de agricultores. Es el quinto de seis hermanos, que viven su infancia en el seno de un ambiente familiar con acentuada sensibilidad para la música. Recibe su primera formación en la escuela del pueblo, bajo la dirección de José Martínez Pérez, donde obtendría, en julio de 1942, un Diploma de Honor, concedido por el Ayuntamiento de Molina de Segura.

 

Siguiendo el consejo de su madre y del maestro, ingresa en octubre de 1945 en el Seminario Menor de San José, y más tarde en el Seminario de San Fulgencio de Murcia, donde permaneció hasta junio de 1951. Allí descubriría su verdadera vocación: la música. Continúa los estudios en la Escuela de Magisterio y, al mismo tiempo, en el Conservatorio Superior de Música de Murcia. En octubre de 1951 comenzó a dar clases de guitarra con Pedro Guerrero, a quien debe las lecciones más meritorias y su opción por este instrumento. Como estudiante, formó parte de la Tuna Universitaria de Murcia, así como de un trío de guitarra, laúd y bandurria, y otros grupos, con los que se presentaba a concursos y programas en Radio Juventud y Radio Murcia.

 

Al término de sus estudios de Magisterio, y becado por el Ayuntamiento de Murcia, realizó estudios de Guitarra, Armonía y otros con Regino Sainz de la Maza, en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, donde obtuvo, por méritos propios, el Premio Extraordinario como guitarrista al finalizar sus estudios en 1957.

 

En 1960, alentado y animado por su gran amigo Narciso Yepes, seis años mayor, acuden con él, becados ambos por el Ministerio de Asuntos Exteriores, a las clases magistrales que imparte el maestro Andrés Segovia en los cursos internacionales de Música de Santiago de Compostela. Allí, el joven intérprete Tomás Fernández tiene oportunidad de conocer a lo más granado de la guitarra clásica española y a guitarristas ingleses, japoneses, etc.

 

Su primer concierto en Molina de Segura fue el 14 de enero de 1961, en el Casino, donde se muestra un talento innato en ciernes de lo que sería una exitosa carrera musical como concertista de guitarra. Toda su vida ha estado dedicada a los conciertos, y especialmente a la enseñanza musical, que ejerció durante poco tiempo en el Conservatorio Superior de Música de Murcia y casi toda su vida laboral, durante treinta y siete años, en Alemania, como catedrático por diferentes conservatorios alemanes. Muy pronto sería conocido como el Andrés Segovia alemán. En la actualidad, alumnos suyos son directores de importantes conservatorios alemanes. De entre sus alumnos murcianos hay que mencionar a Jaime García Mengual, profesor de guitarra en el Conservatorio Superior de Música de Murcia, notable concertista solo, y con Carmen María Ros, a dos guitarras, y posteriormente Director de Camerata Aguilar.

 

Como concertista, ha ofrecido recitales de guitarra por toda España y Europa. Formó dúo con Takashi Ochi, magnífico mandolinista japonés, considerado uno de los mejores a nivel mundial, e interpretando su música para la estación de radio y televisión SDR alemana. También ofreció conciertos para la televisión en Frankfurt y en Colonia para los programas dedicados a los emigrantes españoles en Alemania. Su prolífica carrera como concertista lo llevó a formar parte de tríos, cuartetos, quintetos y orquestas. Julios Alf, director del Conservatorio de Dusseldorf, escritor y crítico musical, afirmó que en toda Europa no había un guitarrista tan sobresaliente como Tomás Fernández Gil.

 

A lo largo de su dilatada vida musical ha conocido a grandes figuras de la música, como: los arpistas Nicanor Zabaleta y María Rosa Calvo Manzano, solista de la Orquesta de RTVE; a los directores de Orquesta Helmuth Rilling y Jean Martinón, con los que compartió escenario; a los guitarristas John Williams o Alirio Díaz, por citar a algunos; a las pianistas Alicia de Garrocha y Rosa Sabater; al compositor Federico Mompou; la soprano y pianista Conchita Badía; Alexandre Tansman, compositor y pianista; al violonchelista y compositor Gaspar Cassadó; y muchos más.

 

En su carrera musical, destacan las grabaciones Música española a la guitarra, para sellos discográficos de nivel internacional. Una de sus actuaciones más memorable fue en junio de 1991, en Leipzig, con motivo de un acto institucional ante la presencia del canciller alemán Helmut Kohl y el presidente del COI Juan Antonio Samaranch, en un homenaje a medallistas olímpicos. El broche de oro de dicho evento sería un concierto de Tomás Fernández Gil televisado para toda Alemania.

 

En 1988, ya jubilado, regresaría a España, a su Ribera natal, donde disfruta ofreciendo recitales como el consumado guitarrista que es en numerosos centros culturales. Una de sus últimos conciertos fue en el acto de celebración del centenario del Casino de La Ribera de Molina el mes de diciembre de 2016.

 

Tomás Fernández Gil es el primer concertista de guitarra clásica que ha tenido Molina de Segura en toda su historia, considerado, junto a Narciso Yepes, los mejores guitarristas de su época en la Región de Murcia, y grandes maestros a nivel nacional e internacional. Durante décadas fue el músico molinense más internacional, atesorando una trayectoria digna de ser reconocida por este municipio. Tomás Fernández Gil atesora una voluminosa biografía repleta de conciertos por España y Europa, que lo convirtieron en un consumado profesional de la guitarra clásica, recibiendo la estima y consideración de crítica y público, por su dominio técnico del instrumento, su preparación musical, su sensibilidad y su equilibrada sonoridad.

 

Por todos estos motivos, el Pleno del Ayuntamiento aprobó en febrero de 2017 una moción con los siguientes acuerdos:

 

Uno. Otorgar la distinción de Hijo Predilecto de Molina de Segura a D. Tomás Fernández Gil, catedrático y concertista de guitarra, por su exitosa y destacada trayectoria nacional e internacional como músico.

 

Dos. Promover un acto institucional para hacer entrega de dicho reconocimiento.

 

Durante el acto de reconocimiento, tuvo lugar un recital de guitarra a cargo de los hermanos José y Rafael Jiménez Alarcón, del Conservatorio Superior de Música de Murcia, homenaje a Tomás Fernández Gil, con el siguiente programa:

 

  1. José Jiménez Alarcón: Preludio Americano Nº 3 (Campo) / Abel Carlevaro (1916-2001).
  2. Rafael Jiménez Alarcón: Danza en mi menor / Jorge Morel (1931).
  3. José Jiménez Alarcón y Rafael Jiménez Alarcón: Vals en mi menor / René Bartoli (1955) y Duetto I en re mayor / Filippo Gragnani (1768-1820).

 

 

Además, el grupo de guitarras del Conservatorio Profesional de Música Maestro Jaime López de Molina de Segura, integrado por Aurora Hernández Lozano, Aday García Merino y Adrián Morales Torrano, también participó en el homenaje a Tomás Fernández Gil, con la interpretación del siguiente programa:

 

  1. Adagio. A. Vivaldi (1678-1741).
  2. Vals Peruano. Jorge Cardoso (1949).
  3. The Entertainer. S. Joplin (1868-1917).