Ayuntamiento de Molina de Segura





Agenda Cultural

Último mes Enero 2020 Mes siguiente
L M X J V S D
week 1 1 2 3 4 5
week 2 6 7 8 9 10 11 12
week 3 13 14 15 16 17 18 19
week 4 20 21 22 23 24 25 26
week 5 27 28 29 30 31

Ermita del Santo Sepulcro

AddThis Social Bookmark Button

 


LA ERMITA DEL SANTO SEPULCRO DE MOLINA DE SEGURA: EL CRISTO DE LA CAMA


 

                   

 

 

 

Se encuentra esta ermita en la calle del Santo Sepulcro siendo la sede de la Cofradía del Santo Entierro desde 1996. El recinto está dividido en dos espacios. Uno, el más grande, se utiliza como sede de la cofradía. Otro recinto más pequeño se ocupa por la ermita de Santo Sepulcro donde podemos ver dos tallas del escultor molinense Bernabé Gil Riquelme: el Cristo Yacente (titular de la cofradía) y la Soledad. La fachada sencilla, es de ladrillo macizo con una pequeña espadaña sobre la parte que corresponde a la ermita.  

El desfile procesional que sale de esta ermita está ordenado de la siguiente manera: En primer lugar desfila la banda de tambores de la cofradía, tras ella el Pendón Penitencial. El pendón da paso al Tercio de la Piedad, conjunto realizado por el escultor murciano José Hernández Navarro. Tras la Piedad procesiona el antiguo estandarte de la cofradía de 1945, dando paso al Tercio de la Santa Cruz con María Magdalena también de Hernández Navarro.

La siguiente imagen que procesiona es la del Cristo Yacente o Cristo de la Cama, como se le conoce popularmente. Cierra la procesión la Soledad. Tanto el Cristo como la Soledad son del escultor molinense Bernabé Gil Riquelme.

Según testimonio antiguo que se encuentra en el archivo de D. Manuel Arnaldos, erudito local, donde hoy se encuentra la actual ermita del Santo Sepulcro existía la antiquísima de S. Roque (hoy en el barrio de su nombre). A esta antigua ermita se le llama en los libros de fábrica de la Parroquia de tres formas: Virgen de la Cabeza y San Roque, Caridad y San Roque o solo San Roque.

Entre la antigua ermita y la actual existió otra de una sola pieza donde ya se exponía la imagen del Santo Sepulcro. Lo más destacable era su decoración pintada de traza popular. Estas pinturas aparecieron en la construcción de la actual ermita y se amortizaron con la nueva obra.